lunes, 14 de noviembre de 2016

Lágrimas congeladas






La relatividad del tiempo

Tú buscando una canción que cure el alma

En días agitados

Cascadas de lágrimas congeladas.

Deseas un café de olla

Un paseo por las calles de tu pueblo

El aroma de un pan recién horneado

Las hojas de otoño acompañan tus pasos.

Mientras que los sueños robados 

Se desvanecen 

A merced del calendario

La relatividad del tiempo, 

Insisto.



Mily Murillo 






9 comentarios:

  1. Este es mucho más romántico, y como el café de olla, o de perol que decimos también por aquí, no hay otra cosa.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos por el café de perol amigo Rafa.

      Besos y abrazos

      Eliminar
  2. Muy bello este poema que me suena nostálgico pero con matices de esperanza para distraer esos días agitados.
    Me ha encantado leerte Mily.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Elda tu visita siempre es un placer, quédate por un café un día de estos. Saludos afectuosos.

      Eliminar
  3. Nada mas agradable que un café batido.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chaly, es un gusto tenerte por esta tu casa, vuelve cada vez que se te apetezca un rico café y unas cuentas letras.

      Besos y abrazos

      Eliminar
  4. También te acompañó en ese café.

    Bonito y dulce poema,

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. No sé porqué pero los poemas que rezuman tristeza y nostalgia se me antojan más bellos.
    El tiempo pasa y nuestra vida no puede retener todo aquello que dejamos atrás.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. y ese otoño melancólico y ese tiempo que lo devora todo... precioso poema. un abrazo

    ResponderEliminar