viernes, 11 de noviembre de 2016

Durazno II


   Pues resulta que soy yo la puñetas que encontró tu cadáver. Quién me viera en el bar de siempre pero en la mesa más escondida, bebiendo un maldito trago dulce que mi paladar lo transforma en amargo, entre mis dedos está quemándose uno de tus cigarrillos. Concuerdo contigo, no sé si termina de gustarme este sabor a durazno y a menta. Hey tú, la del sesenta y ocho, quién te ha dado el derecho a "cagarle" la existencia a alguien más, quien te crees, bueno, quién creíste ser al momento de escribir la nota de suicidio más tonta del mundo. Quiero que sepas que te fumaste seis cigarros, que me han quedado catorce, bueno, trece, que sepas que han pasado treinta y cinco días, y desde entonces no hay en mi mente ninguna otra imagen que no sea la de tu pálido cuerpo sobre el sillón púrpura, esa sonrisa diáfana en tu rostro, esa maldita sonrisa de tu hermoso rostro. ¿De qué planeta eras? quién luce con tanta belleza en un charco de sangre, con la vida resuelta,  el alma ausente y la muerte cubriendo su cuerpo con la rudeza propia de los infiernos. ¿Brindar por ti? qué va, estoy bebiendo porque lo necesito, insisto, quién puñetas te crees que eres, por qué dejas a alguien más la estúpida labor de fumarse tus cigarrillos, por qué tengo que pensar en tus motivos, por qué tengo la necesidad de ir a tu departamento y hurgar entre tus cosas. Hace treinta y cinco días que tu llave anda en mi cartera, que no duermo, que deambulo en mi habitación, nota en mano, que al día siguiente soy  la sombra de quién solía ser antes de aquél servicio que se me asignó. Supongo que escribirle una carta a un fantasma y fumar sus cigarrillos son "Cosas de bar"...

Mily Murillo 

8 comentarios:

  1. A mi los que más me dolería sería lo de los seis cigarros que se fumó.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja vale que te inviten de los trece que han quedado. Saludos querido Rafa, gracias por tu visita, lo aprecio mucho.

      Besos y abrazos

      Eliminar
  2. Me has sorprendido con este (cambio?) de registro.
    Un relato trepidante y duro, con un ritmo fuerte y bien mantenido hasta el final.
    Un abrazo.
    P.D.- ¿Puede ser que hayas hecho desaparecer una de tus últimas entradas? Si no, es que me estoy volviendo lelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Josep, me interesa mucho tu opinión, ¿te ha sorprendido para bien o para mal? dudo que regreses a estos comentarios pero si se llega a dar, mucho agradezco tu respuesta. Por mi parte puedo decirte que igual me sorprenden los cambios de registro que suelen haber en mis letras, y sí, he eliminado ese post cargado de tanta frustración.

      Saludos afectuosos, excelente semana

      Eliminar
    2. Por supuesto, me ha sorprendido positivamente, de ahí el calificativo de trepidante. me mantuvo el interés hasta el final.
      Saludos.

      Eliminar
    3. Gracias Josep, por siempre acompañar mis letras, por la buena crítica y aceptación. Saludos afectuosos amigo.

      Eliminar
  3. Bueno como dejas al desgaire la razón, supongo que alguna cosa dejó sembrada en tu corazón, el hombre cadáver. Odio, no creo porque si no, ya hubieras botado la llave.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desconozco qué estará pasando por el corazón de la forense, mira que me tiene intrigada, quizá en otras noches de bar nos deje saber.

      Saludos afectuosos estimado Carlos, excelente semana.

      Eliminar